La importancia de poner límites

Porqué es importante poner normas y límites a nuestros hijos?? Son realmente necesarias las normas? Les estamos ayudando al marcar unos límites??

La mayoría de expertos consideran que las normas son necesarias para los niños desde que son pequeños. Aprenden comportamientos básicos desde que son pequeños con sus semejantes, a cómo debemos comportarnos con otras personas, a ceder y respetar en según que situaciones y sobre todo les ayudamos a que diferencien entre lo que está bien y no lo está.

Les enseñamos a ser educados, a saber responder cuando se les pregunta,  a comer de forma educada y adecuada, a compartir, aprenden a vivir en sociedad de forma correcta.

Todas las normas fomentan los hábitos rutinarios que les aportan un orden en la vida y así funcionan de forma autónoma adaptándose a cada edad.

Como padres debemos ser cautos a la hora de imponer ciertas normas, tenemos que ser conscientes de las limitaciones que presenta cada edad para poner unas reglas adaptadas a la edad del niño y así no exigirles más de lo que puedan hacer por tener una edad concreta; ya las iremos modificando en función de su crecimiento.

poner limites2 sehommy

Para ser responsables, deberíamos explicarles a nuestros hijos que ponemos unas normas para que todos podamos llevarnos muy bien y colaborar entre todos, siendo así responsables de los actos que tenga cada uno. En lugar de imponer esas normas, debemos hablarlas con ellos para que entiendan el porqué se instaraura esa regla, cómo nos beneficia a la familia y amigos que hagamos unas cosas y no otras.

Aunque algunos puedan ver las normas como un castigo, no tiene porqué ser así si están bien explicadas y entendidas.

Si nos remontamos a cuando nuestros hijos son muy pequeños, vemos cómo seguimos unas reglas básicas de higiene, horarios de comida, de juegos o estimulación , hábitos de sueño, etc. Estas pautas ayudan a que el niño aprenda una rutina de funcionamiento diario que le aporta seguridad y por lo tanto bienestar.

Desde aquí ya les ayudamos a diferenciar lo que está bien y lo que no, si ahora tcoa dormir siesta se hace para que puedas luego estar más descansado y poder salir al parque a jugar con los columpios y amiguitos.

Para que las normas sean más efectivas debemos ponerlas de forma simple y muy clara, cuanto más concisas sean mejor.

Una herramienta que les ayuda mucho es ponerlas en una cartulina, aunque no sepan leer todavía, el que las leamos y ellos saben que están ahí, nos ayuda a que sean más tangibles y que no se nos olvide que hay que cumplirlas.

Los niños poco a poco irán aprendiendo a respetar las normas, hasta que las interioricen, tendremos que ir reforzando las conductas que hagan bien, y no destacar los errores, así conseguiremos motivarles.

Tenemos que tener claro como padres que normas consideraremos básicas, por lo tanto serán innegociables y cuáles otras podrán sufrir alguna variación su vemos que les puede costar un poquito más acatarlas.

 

Pero es importante recordar que siempre debemos explicarles la importancia de esa regla y por qué, así les ayudará a comprender que su consecución siempre tendrá un efecto positivo. Eso no quiere decir que no vaya a costarles acatarla y cumplirla.

 

Aunque parezca difícil de creer, cuando a los niños no se les han puesto unos límites, y se les ha dejado hacer lo que ellos han querido, cuando crecen, ellos lo ven como si nunca se hubiesen preocupado por ellos. Y nada de eso, los padres permisivos con sus hijos la mayoría lo son porque no han querido imponerles unas normas que para ellos fueron un sacrificio tener que cumplir porque conllevaban castigos, mal ambiente con sus padres y no han querido repetir ese patrón con sus hijos. Pero no es una buena opción permitirle hacer y tener de todo, porque no aprenden ni a respetar, ni a comportarse, no saben el valor de las cosas, ni el esfuerzo necesario para conseguir lo que se necesitan, se convierten en niños déspotas, caprichosos y tiranos porque no saben lo que es un NO por respuesta, porque desde pequeños todo a sido en favor de ellos y no comprenden las negativas. No saben manejar esa frustración generado por el No, es una sensación que nunca han experimentado y les desconcierta generando mucha rabia que suelen manifestar de forma violenta.

Como siempre los extremos nunca son buenos, y en esta cuestión menos. Ni es bueno ser uno padres permisivos ni unos padres autoritarios, lo mejor y lo más complicado es encontrar el punto medio, y para ello con las normas y poniendo límites para la edad adecuada, podremos conseguir que sean personas respetuosas, tolerantes y que se preocupen por los demás
Llámanos al: 657 604 495
O déjanos tus datos y te llamamos.

 

Tu nombre (requerido)
Tu teléfono (requerido)

 


« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollado con por Estudio Q41

Certificado de seguridad Comodo