Ahora que soy madre entiendo muchas cosas

Cuántas veces has repetido una y otra vez que nunca serías como tu madre? Que cuando tuvieses un hij@ no harías las mismas cosas que ella hacía y decía? Cuántas veces has dicho que harías las cosas de forma diferente y ahora siendo madre, te ves haciendo y diciendo cosas que tu madre te decía a ti??

Muchas veces me sorprendo a mi misma actuando como ella lo haría, repitiendo frases típicas de madre y mi hija mayor sólo tiene 7 años, miedo me doy cuando entre en la adolescencia.

Aún así, aunque me he convertido en mi madre, entiendo porqué hacía y decía las cosas. En ese momento era incapaz de comprender porqué era tan inflexible en según que temas, y ahora se que era por mi bien. Tanto ella como mi padre, cuando nos enfadábamos porque no estábamos conforme con su decisión, nos decían que era por nuestro bien, que lo hacían por nosotros, y que algún día lo entenderíamos, y yo los miraba mientras pensaba : “eso no te lo crees ni tu”!!

Y mira por donde, ha llegado ese día en que me veo negándome ante peticiones caprichosas de mis hijas porque quiero que entiendan el valor de las cosas, que no es tan fácil el pedir por la boquita y tener, que si algo les gusta mucho podrán pedirlo para el cumpleaños o reyes, y si realmente lo valoran, así será; sino se olvidarán porque era por el simple hecho de: ” lo quiero, lo tengo”.

Ahora también entiendo porque cuando comíamos, sobre todo, fuera de casa, querían que nos quedáramos quietos en la mesa sin protestar e incordiar. Era tremendamente aburrido, y se nos hacía eterna la comida. Antes no es como ahora, que muchos sitios los niños tienen un sitio donde jugar mientras los padres terminan de comer tranquilos. Antes no tenías más remedio que quedarte quietecito y sentadito en la mesa si no querías que tus padres se enfadasen.

Según vas creciendo, con el paso de los años, te vas dando cuenta de el porqué de muchas cosas que te decían tus padres: simplemente querían que fuésemos buenas personas, honradas, capaces de ponernos en el lugar de los demás y que aprendiéramos a valorar las cosas; en definitiva nos educaban para ser buenas personas y se preocupaban porque no nos pasara nada, que no nos hicieran daño, por lo que muchas discusiones venían ante la negativa de ellos a no permitirnos hacer según que cosas, porque para ellos podía ser peligroso.

madre hija enfrentadas. SeHommy

Aún así en la etapa más conflictiva como es la adolescencia, mis padres consiguieron ganarse mi confianza y aunque teníamos enfrentamientos en algunos puntos, les fui demostrando que si ellos confiaban en  mi, yo también lo haría en ellos y siempre pude contar con ellos para todo. Tenía el permiso de ellos para hacer cosas que mis amigas hacían a escondidas, me costó ganarme esos privilegios, pero poco a poco lo fui consiguiendo y era mucho más fácil y sencillo así que ir escondiéndose.

Ahora que soy madre entiendo su posición y quiero conseguir que mis hijas cuenten con nosotros para todo, que confíen en nosotros y sobre todo que no nos mientan. Se que conseguir que un hijo confíe en sus padres es complicado, no es una cosa de hoy para mañana, es desde ya poder hablar con ellas de cosas que les preocupan, como se sienten ante algunas situaciones.

Aunque nos puedan parecer cosas de niños, para ellos las cosas que les pasan en el cole son importantes; si un compañero le ha dicho esto o aquello y le ha molestado, debemos escucharles siempre y que sientan que les apoyamos y entendemos. Así aprenderán a que con nosotras pueden hablar, desahogarse y sentirse comprendidos.
Llámanos al: 657 604 495
O déjanos tus datos y te llamamos.

 

Tu nombre (requerido)
Tu teléfono (requerido)

 


« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollado con por Estudio Q41

Certificado de seguridad Comodo